21 enero, 2012

Vacaciones en Roma

Qué verano tan crujiente, Joe Bradley.
El calor se ha pegado a las calles
como un astro en peligro,
la ciudad se ha llenado de tigres,
de piernas desordenadas,
de camisas blancas que saludan
como diminutas banderas taoístas.

Qué regalo increíble
el de la eternidad en el cuerpo, Joe,
o tú y yo, mi precioso journalist,
nosotros, que no somos más
que nuestro secreto.

¿Te he dicho que estoy preparada para el viaje?
Recorreremos en vespa Il Colosseo,
Piazza Venezia, Umberto I,
y esa dulce intersección de todo amor imposible. 

Oh loco amor que trastornas mi cartílago,
amenazado siempre por tu no poder ser,
inaccesible amor de alas terribles,
airoso amor que llenas el mundo de niñez.

Oh tímido Gregory Peck que calzas mi zapato
en la orilla de tu boca.
Oh murciélago suave que vienes a mis ojos
para mirarle mejor.

Oh cupido ciego, lobo estepario, príncipe indeciso,
¿no podrías tú convertirnos en animales afines?
¿no podrías tú, amor, jugar a la testosterona,
hacer explotar mi estrógeno más fuerte?

Oh Roma inalcanzable, eterno palíndromo,
no te lleves nunca este verano en blanco y negro,
no nos cures, no nos cures de espanto,
no nos salves, ni nos purifiques, ni nos embellezcas,
déjanos solos, dentro del Dante.

Déjame perderle una y otra vez,
que prefiero soñar con él que la gravedad de tenerle,
que prefiero extraviarme en él que encontrarme con todo,
que más hondo permanece en la memoria
el amor que no es, el loco amor, el imposible.

10 comentarios:

r.e.c. dijo...

Tiene que regresar: es imposible
que vaya y siga siempre por lugares
que conoce y que ama y que no vuelva.
Aquí se cruzan todos los caminos
y aquí retornará. ¡Si ella supiera
de embrujos y de encantos y de hechizos
irse y volver sería un mismo instante!.

J.A. Goytisolo, Todos los camninos. Poema.

joseph ruiz dijo...

Gran poema, me gusta muchísimo, al igual que el anterior sobre el zapato..

Angelica dijo...

Hola! Excelentisimo poema, gracias por compartirlo con todos nosotros... Me ha hecho recordar muy lindos momentos y me distrajo de mi laburo en un alojamiento en iguazu. Saludos

JOSÉ IGNACIO RESTREPO dijo...

Que motivada envidia, la que me causa tu rostro sonriente, ese suave aliciente del blanco y negro que ve nacer todos los fulgentes carmesíes, los amarillos y beige del escenario, donde todas tus esencias encabritan a las mías, propias enjauladas,vacaciones vividas y negadas, por el tiempo que se lleva todo...Hermosa saga la de tu viaje literario, querida Sonia, nunca de dejas de asombrarme, besos....

Anónimo dijo...

such a crazy poem, a fuck like a magenta diamond. Annoynimo, I fell from the Vespa several times.

Ángeles Fernangómez dijo...

Y una ve a Audrey Hepburn en ese "verano crujiente". Buen poema. Un abrazo

Sonia Betancort dijo...

Muchas gracias, r.e.c., tú si que sabes siempre regresar, estar, junto a las palabras justas. Un abrazo maratoniano!

Sonia Betancort dijo...

Gracias, Angélica, qué maravilla que estés en Iguazú, no puedo imaginar un lugar más favorable para leer cualquier poema! Muchos abrazos!

Sonia Betancort dijo...

Mil graciasa Joseph y Jorge, gracias por la generosidad! Un abrazo!

Sonia Betancort dijo...

Ángeles, gracias por tu lectura y tu delicadeza, a ver si coincidimos pronto! Muchos besos!!