22 julio, 2008

Meditaciones erróneas

- ¿A qué propuesta respondería SÍ sin pensárselo dos veces?
- Volver a la inocencia. Antes del primer error.
Entrevista de Susana Guzner a Chantal Maillard
Para Antonio,
que un día entró a este blog
y coincidió conmigo en los sutras
Volver a antes del primer error. A antes de ese primer espejo de nubes. Volver a antes. A la mirada infatigable del abuelo, trayendo del campo un racimo de uvas frescas. Volver a antes de antes. Al olor del carmín de mi abuela frente a un espejo repleto de iglesias. Volver a volver. A antes. A la primera vez que la bicicleta vertió la sangre de mi cabeza en una pared blanca, inmaculada, esperando mi rostro de seis años. Volver al amor de mi madre, terso como una gaviota de porcelana, volcado frente a un puerto de espejos laterales, insinuando el horizonte ovalado. Aprender aquella circularidad. Resignificarla. Volver a antes del miedo. A antes de las mieles del miedo. Volver a antes. Incluso a antes de antes. Volver a la infancia. Inconsciente. Volver al primer error y reorganizar un cambio. Nacer en el cambio del error. Verlo en movimiento, como una hoja de hierba. En movimiento. Atraparlo. Decosntruirlo. Aprovechar su duelo. Transformar. El duelo en oportunidad. No transformar. El duelo en sobrevivir. Volver. Pero no. No volver. No volver. Estar aquí. Frente al hecho de re cor dar. Ni siquiera recordar. Estar en el estar. Extraer la estancia del error. Verla de frente. Aplaudirnos en ella. Separarnos del duelo. Ver. Que el error. De verdad. Era. Necesario. Inevitable.

20 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

El dolor de lo inevitable...

walserillo dijo...

"Volver al antes del antes". Magnífico. Veo que sigues, como señalas, los hilos-sutras de la inmensa trama indescifrable donde nos historiamos y es imperativo que nos re-velemos luchando contra el aún, contra el siempre y contra el nunca. Bajo las raíces, más allá del azul, podremos abrevarnos.

Es un texto hermoso y rizomático el tuyo, que habrá que paladear en silencio para apreciar sus múltiples interconexiones.

En una entrevista (en un periódico que no la ha incluido en su web, pero igualmente podría enviarte un pdf) leí que la propia Maillard se dispone a volver a su infancia y relatarla en una nueva entrega de sus "diarios", que llevará por título "Bélgica".

Bueno, bueno, estoy muy contento, Sonia, de haber encontrado tu blog.

cuchhhi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cuchhhi dijo...

inevitable como la respiración del Vivo, como sus errores constantes...
bellísimo.
un beso Sonia.

Sonia Betancort dijo...

Gracias, Sintagma in blue! Abrazo

Sonia Betancort dijo...

Gracias Cuchhi, estoy retomando lentamente la lectura de tus poemas. Leerte también es leer la insularidad.

Sonia Betancort dijo...

Walserillo, ahora mismo te escribo, antes de comenzar mi día de escritos borgeanos. Me parece ma ra vi llo so lo de Maillard!!! Sí, claro, había que volver a la infancia, y eso traerá, no me cabe duda, muchísimas otras poéticas, aunque ella no quiera. Abrazos

jsvico dijo...

Magnífica, Chantall Maillard. Qué hermoso texto.

Sonia Betancort dijo...

Gracias Jsvico, poeta, me encanta leerte. Abrazo

Sonia Betancort dijo...

Jsvico, He entrado en tu blog, y transcribo lo que allí dije, para que quien entre aquí te lea.
Qué hermoso leerte, encontrar esta palabra tuya ahora, oportuna, cierta. He leído la entrevista, me encanta cómo utilizas la palabra "enfadoso", y que digas que la teoría literaria es un género literario más...es ma ra vi llo so... me alienta en mi ejercicio de invenciones acerca de Borges y el Orientalismo. Trama de un proyecto literario adentro de otro.
Felicidades por "Víspera de ayer" que buscaré cuando vuelva a España. He sentido leyendo tus poemas, lo que ante "My blueberry nights" de Wong Kar-wai, el ángulo justo en el detalle, el centro exacto de lo que dice la noche. Me quedo con la precisión con la que hablas de Rothko, mi pintor preferido, que cada vez que veo en vivo algo suyo no puedo parar de llorar...¿por esa ausencia de estrellas, ese espejo desdoblado, ese innumerable que nos enumera, el punto cero? Un abrazo

paula varela dijo...

Volver al primer error y reorganizar un cambio...

mirar la vida en sus infinitas posibilidades:
lo que nos duele
también nos recuerda su opuesto
y nos permite disfrutar de eso.

Me gusta tu mirada del mundo.

un beso

walserillo dijo...

"Estar en el estar". Me ha gustado eso, y qué poco lo practicamos, tantas cosas nos asedian, nos desubican, conspiran contra nosotros.

Eso es lo que necesitamos: que el vertiginoso caudal de los instantes conspire a nuestro favor,...

Sonia Betancort dijo...

Gracias, paula, un abrazo fuerte. Cuando te leo yo también percibo lo mismo de tí.

Sonia Betancort dijo...

Gracias, Walserillo. Que así sea.

paula varela dijo...

hola sonia:
si estás por buenos aires el 8 de agosto escribime, estoy organizando algo...
paulafvarela@gmail.com

Napoleón dijo...

Me consuelas Sonia, me consuelas...

Sonia Betancort dijo...

Gracias, Napoleón, creador de décimas irreales. Un abrazo

Anónimo dijo...

hoy por primera vez te leo,me gustas mucho.enhorabuena,maria.es mi nombre.

Sonia Betancort dijo...

Gracias, maria. Un abrazo

MabelBe dijo...

También me siento consolada.
Mi simpatía...

Mabel
http://ebelina.blogspot.com