19 diciembre, 2010

El reloj circular




A mi abuelo Mauro




Estoy dentro del reloj. Hora globulada,
carne esférica, como los sellos de la noche.
Estás aquí, donde puedo amarte agarrada al minutero,
donde se mide el valor de las cosas por el peso de tu despertar.

No quiero devolverme a la vida en que estamos separados,
figuritas de film, lámparas opacas,
lujosas lágrimas medidas por Cronos.

Hemos estado juntos largo rato, se hacían
en tu boca las constelaciones, y recuerdo que fui
una llama púrpura en tu regazo caliente.
Después nuestros cuerpos inventaron una forma
de llamarte abuelo, de conquistar
el presagio de mi infancia de repente.

Entro en aquella niña, repaso los árboles de su imagen
y el instante se curva a su apetito más suave.
El mar filtra las pesadillas y tu silbido delgado
atraviesa el grosor de lo que vendrá.
Hay un cuento, dos roedores que imaginan
poner un cascabel al gato, tu parecido con Tom Sawyer,
dos aspas en silencio, dos rostros que fingen nuestro sueño,
dos almendros, dos estanques,
dos hormigas que crean un pacto de volver.

Aprendo a contar esos segundos,
hipotéticas sentencias en tus granos de café,
aprendo a despedirme, a multiplicar, aprendo a decirte adiós
como quien desaloja un sueño que no cesa.

Todo reloj es un círculo. Tu círculo, el mío,
la brecha que hace coincidir nuestros dos espacios de cielo.
Lo que se mueve de ti hacia mí invoca una eternidad y canta
a la vuelta de sí mismo. Tal es la arena innumerable,
el agua en la clepsidra, el traspié del universo.

No quiero salir de este reloj, de ti, no quiero.
Mapa de mí que me apartas del tiempo.

14 comentarios:

paula varela dijo...

Tu poesía, Sonia, es la "arena innumerable" que hace que me siente otra vez a tu lado, que gire la cabeza y te mire como por primera vez y entonces descubra, re-descubra, porqué te quiero tanto, porqué esa mujer a la que los ojos le brillan más tuvo que cruzarse en mi vida... Ahora entiendo... es porque una y otra vez ibas a ser capaz de emocionarme.

Te extraño.

Sonia Betancort dijo...

Mi querida Paula! Gracias por tus palabras enormes! Es una suerte habernos conocido, un tesoro, que han sabido hilvanar nuestras letras. Leerte, saberte del otro lado al leerme, multiplica la magia y el hallazgo de esta necesidad de escribir. Te adoro, princesa de Buenos Aires!

Uno que mira dijo...

No existe la vida en la que estáis separados.
Su vida se prolonga en ti,
se encarna en ti,
tú eres hoja viva de la rama que él es de vuestro árbol genealógico.

No existe la vida en la que estéis separados.

Sonia Betancort dijo...

Gracias Eduardo! gracias por tus palabras iluminadoras!

Máximo Ballester dijo...

Excelente. Y entrañable. No, no salgas de ese reloj. Y ese no salir -se me ocurre- es también romper con otros relojes; sus sentencias, lo inexorable.

Muchas felicidades, querida Sonia.
Que tengas un gran 2011.
Besos.

Sonia Betancort dijo...

Muchísimas gracias, Máximo, qué bello comentario, poeta. Para ti también un 2011 sorprendente, amoroso, poético y radiante!! Abrazos!!

amebaboy dijo...

Maravilloso poema, SoniaImán. Los cuatro primeros versos, sobre todo, son memorables. Qué suerte tenerte.

Sonia Betancort dijo...

Gracias, amebaboy! qué suerte para nosotros tenerte a ti poeta. Mil abrazos cañeros (jajaja)

Alejandro dijo...

Tus letras son cantarinas y sugerentes como lo que contiene el cauce de un río. Me quito el sombrero. Soy Alejandro, el de aloquesuenauncolor, amigo del músicopoeta concatenante Pedrosa.

Sonia Betancort dijo...

Gracias, Alejandro, por tu sensibilidad, por la música del color, por el color de la notas musicales. Un abrazo y feliz año!!

Rogelio Ramos dijo...

Ya tengo algo para leer en estos días. Gracias muchacha por estos versos, siento muchas cosas en ellos. Gracias otra vez.

Sonia Betancort dijo...

Gracias Rogelio! Una alegría leerte por aquí! Muchos abrazos!

ANDYLOFTMAN dijo...

Hola Sonia!, soy un joven de Uruguay con gusto por la poesía e investigando encontré tu blog y me pareció muy interesante tu poética.
Un abrazo a la distancia y para que me conozcas un poco más, en algún tiempo libre, mira mi blog que tiene algunos textos de mi autoria.

letrasandyloftman.blogspot.com

Sonia Betancort dijo...

Gracias, Andy! Cómo me gusta Uruguay! Qué bellísimo país, y sobre todo, que gente tan maravillosa! Allí siempre me sentí como en casa, entre canarios, revisando todas las esquinas del mar. Gracias, te leeré con mucha curiosidad y cariño! Un abrazo!