29 enero, 2011

Dance a slow with me tonight





Dance me to your beauty with a burning violin
Leonard Cohen

Toma este vals del “Te quiero siempre”
F. G. Lorca



Este poema nace en Albanta
y al pensarte se olvida de escribir.
¿Lo ves lamer la partitura? ¿lo oyes?
Ha comenzado la canción
que despierta a las iguanas.
Mi corazón es un violín incendiado
y mis zapatos un mapa de la blanquísima luna.
Ven conmigo, tú que conoces el equilibrio
del fuego en la luz, tú que inicias el vals
del East River soñado por lorquianas avenidas,
tú que caminas con hadas en la boca,
tú que improvisas un lirio en el pincel,
ven conmigo, ven conmigo.
Baila junto a mí en este poema sin escribirse,
no repares en la irrealidad de mi mano
ni en la absurda tristeza
que acaricia la afrenta de la cosas.
Porque no haya tiempo ni apenas olvido.
Porque abrace por fin un sol inevitable,
porque no me muera en esta esfera de lechuzas tontas,
amor que devuelves la música a mis labios,
dance a slow with me tonight,
dance a slow with me tonight.



POEMA PARA EL LIBRO "Un AuteGiro para Luis Eduardo",
Compilación de Antonio Marín Albalate, Ed. El Páramo (Otoño, 2011)

6 comentarios:

Antonio Marín Albalate dijo...

Querida Sonia, como te dije en su momento, un magnífico poema para este libro ya cerrado que aguarda su publicación. Gracias por colaborar.
Besos autianos!

Sonia Betancort dijo...

Querido Antonio! Gracias a ti, por tu cuidadosa edición, por tu generosidad y por pensar en este hermoso proyecto. Todos los abrazos, compañero!

joselop44 dijo...

Muy bueno tu blog. Me hago seguidor.
Saludos.

Sonia Betancort dijo...

Gracias joselop44! Es una alegría tenerte por aquí. Bienvenido!! Abrazos!

David dijo...

Sabes, Sonia? Conocimos juntos la alambra. Pero lo mejor de aquella excursión, no fue la alhambra, ni los americanos con los que fuimos para aprender ingles, que ya podía haber sido alguno wasington irving. Lo mejor fue
conocerte.
Gracias por el recuerdo, porque Granada no hubiera sido lo mismo sin ti.
Un saludo y hasta siempre. Ahora mismo, creo que es mas fácil encontrarnos en Chile a que yo vuelva a encontrar tu página.
David Santos Camacho.




Puede que nunca mas vuelva a verte, pero me gustaría decirte que guardo un grato recuerdo de aquella excursión,

Sonia Betancort dijo...

David! Qué bonita sorpresa! es una alegría saber de ti, recordarte en el cuento de la Alhambra que escribimos nosotros. Un abrazo muy fuerte, Irving extremeño!!