16 octubre, 2006

NUEVA YORK



Lloverá y el río Hudson
inundará los pies de las estudiantes con minifalda

Yo estaré en medio de los puentes
enhebrada en las rejas
que sólo el aire consiga respirar
Lloverá y mis pies casi descalzos de la lluvia
correrán hacia la otra luz y el otro límite
Lloverá estoy segura
lloverá de otra forma
no como ayer siempre llueve
lloverá como alguna vez en los sueños
como llueve cuando se olvida
como llueve cuando se espera que algo vaya a nacer

Lloverá sobre el río Hudson
lloverá sobre los ojos de los transeúntes
sobre esa bolsa de papel
sobre el cuerpo amarillo y echado a morir
sobre los muebles amontonados en las calles
sobre los obesos su comida fría los perros con correa

Tal vez llueva por una vez sobre el agua
con la delicadeza del agua sobre el agua
y exactamente así
habremos de reconocer nuestra ternura.

Del poemario Muchacho de Tribeca, Nueva York 2006

2 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Que llueva de vos este poema seguro no es casual si se trata de conocer tu sensible pluma.

Como darte la espalda? Como no prestar los ojos y el alma a tan bello escrito? Tengo que decir de veras?

Es asi como lo siento y digo que este es un gran poema.

Una vez mas te celebro.

makkkafu dijo...

Sin palabras, así que repito lo dicho con anterioridad.

C.A. Makkkafu.